Te quedaste aqui

En los pasos del tiempo, donde se pierde el recuerdo y vuelve el presente. Justo cuando el olvido me obligó a querete, cuando tu ya no me querías. A destiempo, con todo mi amor y tu indiferencia, opuesto al silencio de negociar mi dolor con tu manera absurda de demostrar que sin mi nada tenia sentido, nos fuimos olvidando juntos, casi de la mano que el amor no es un intercambio, tan solo es disfrutar de la presencia del otro, como algo divino presente en nuestras vidas. Así como todo, paso tanto y acostumbre a mi mente a no pensarte y mis latidos ya tenían ningún motivo... Desaparecías, sin inventarte, pero estabas allí, como para verme caer al escuchar tu voz,.. Si bién, a nadie le hablo de ti.. Eres real, fuiste parte de mi vida... Y aun sin estar, te quedaste aquí
dsad

Con sólo tocarte


En mirarte, esa sensación que existe antes de cada sonido que haces, esa carcajada que resuena erizando los bellos de mi piel, como si soplaras suave sin rozar, dejando esa estática dando impulso al destello crujiente del tacto que no sabe porque despierta.
Nadie seria capaz de explicar, la densidad del aire que contiene nuestros ojos al rodearse y centrarse en las pupilas del otro, así como un enlace que desvalida a cualquier otro ser, desterrandolo... Dices tanto sin decir nada, abriendo tus manos y permitiendo entrelazar los dedos, ruegas que me quede en silencio, pero eres tu la que se va, sin pertenecer ni indagar. Sosteniendo hilos imperceptibles que evitan que deje de pensarte, tirando de ellos cada vez que mi mente logra serenar de tu presencia, te muestras inexpresiva y en desenfreno, sin gestos malinterpretados, sólo tú.

Ternura que temí no existiera...

En esas cosas que nacen de la nada, que algunos llaman amor y otros dolor, eso que hace una mirada sin palabras y se transforma en pequeñas sonrisas que nadie entiende, solo nosotros que somos sin ser el sueño de un despertar distante, en el terror de saber que el otro es para uno y el uno se hacen dos, sin poder sumar, ni contrarrestar recuerdos, podemos unir historias y así lograr que la nuestra no haga daño a nadie, cuando olvidamos a los demás bajo las estrellas, sin miedo a que el mundo termine, escapando de quien sabe que, sabiendo que eres aquello que imaginé aun sin saber que existías, como una ilusión tangible que sonríe frente a mi, odiando las despedidas que transformaría en un que vengas conmigo, todo podríamos lograrlo juntos, todo se parece tanto a una plegaria en la que ocurrió el milagro, eres real mas allá de lo haces y demuestras, sabiendo como eres en verdad, frágil en sensación y firme en la esencia, sin temer ni dudar, disfrutando el verte pasar y aún mas cuando te quedas junto a mi, diciendo que sabe cuantas cosas y aprendiendo a odiar las mismas cosas, tanto como a amarlas y eso eres, pero no solo eso, eres mas de lo que crees de ti misma, mas allá de tus cambios que si note y no te dije, es que a mi ya no hace falta que me demuestres quien eres, lo vi antes de que te presentes, sin decirlo, sólo con ser tu, mi debilidad mas allá de las palabras...

Desamor

En el ocaso de un sueño desvelado,
En el insomnio del recuerdo,
En el olvido del motivo,
En el silencio del susurro,
En lo que dices y haces,
En lo que prometes y rompes,
En la espera que nunca llega,
En tu mirada pero perdida,
En tus caricias pero ajenas,
En tus gestos malinterpretados,
En tus intenciones distantes,
En tu dulsura y su amargura,
El lo que tocas y rompes,
En tu compañía ausente,
El lo que dijiste y cambiaste,
En lo que olvidaste y no existe,
En tus abrazos obligados,
En tu sonrisa sin motivo,
En tu tiempo menos para mi,
En tu cansancio y mis ganas,
En tu boca y mis besos muertos,
En tu prioridad y mi ausencia,
En todo, menos yo...

Pudo ser, sin serlo

No puedo hacer que de tanto quererte, me quieras...
No puedo hacer que de tanto soñarte despiertes a mi lado... No puedo cambiar que tus ojos miren a los mios, con la misma ilusion que los míos lo hacen con los tuyos...
No puedo hacer que tus labios pronuncien mi nombre, con misma seguridad que los míos al tuyo...
No puedo fabricar tiempo en tu ausencia, si no quieres compartirlo conmigo...
No puedo correr a buscarte, si es que no estas allí esperando...
No puedo decirte tantas cosas, si se que no quieres escucharlas...
No puedo permanecer estático, sin sentir que te alejas de mi...
No puedo creerte nada, si es que no dices nada...
Solo puedo quererte, y hasta eso pudiera ser, sin ser nada...

Luz en tu mirada

Su nombre es la creación de la ecuación hecha con mi debilidad, 
sus manos son la sensación que da el viento al rozar con mi cuerpo, 
su voz es la lluvia caer cuando camino junto a ella, 
toda ella es lo que no puedo decir al sentir su ausencia, 
su silencio es el eco que me trae su recuerdo,
recordarla en silencio y sonreír en la oscuridad 
sus tristezas son mi motivo para hacerle feliz,
su mirada la infinita luz del universo,
sus recuerdos la fuerza que tengo para construir un futuro... juntos

Lo que no dijiste

Dibujamos en el tiempo momentos que no existían, nos quedamos de frente sin decir nada, sin poder mirar a los ojos del otro, pensé en todo eso que no vivimos y aún sabiendo que no quería vivirlo, se me olvido decirte que te quería y a ti que no te importaba ni mierda, recordé maltratar al olvido y para mal nos llenamos de recuerdos, resolví gritar y me oías pero sin responder, adjunte la perdida de mi honor a tu desinteres y nos cargamos culpas de vidas pasadas, sin especular ni diagramar como seria el hecho de no volver a hablar sin ser hirientes en el intento de abandono, te fuiste y te deje ir, fallando al querer contener tu distancia, sosteniendote sin dejar que te fueras, comiendo tu boca con mis besos que no te di, y fue asi que camine aquellas calles que no volvi a transitar jamas, amanecia sin sentido el dia aquel
Hoy solo somos un triste reflejo, de lo que nunca fue y ya no sera, sin remorder ni lamentar, solo queda entender porque mi querer, se resigna al olvido, cuando ya tu ni me recuerdas...

No hay palabras

En que momento del presente fue que nuestro pasado se nos volvio gris, dejándonos sin futuro ni destino.  Cuando es sabido que amar no tiene edad, tiempo ni distancia, solo sabe de intensidad. Pero paso tanto el tiempo, que a esta edad todo queda tan distante, cuando calculabamos que tan corto seria el para siempre, y en quien encontraremos eso que decíamos que nadie podía ser como tu, como podremos mirar otros ojos si toda la luz del universo estaba en ese instante en que nos mirábamos y reíamos solo por estar en ese momento juntos, como podremos formar esa familia que tanto soñábamos al mirar un atardecer, como podremos igualar la suavidad en rozar la piel del otro, podra alguien quizás superar la cantidad de besos que nos hemos dado el uno al otro sin importar donde fueran, se volveran a sentir seguros nuestros nombres en las voces de otros tanto como cuando gritabamos con desenfado que nos amabamos y nos sentíamos inmortales.  Quien cuidará nuestros sueños cuando despertemos en cada amanecer y nos dara un beso antes de dormir. Hay cosas que ya no serán mas que un recuerdo, o un olvido... Antes odiarnos, nos amabamos. Pero hoy solo queda el silencio.