Personas que vuelven para marcharse, silencios que se hacen oir en un instante casi macabro por lo que no se puede cambiar. Pueden pasar tantas cosas sin que nos demos cuenta, pero es cuando nos disponemos a disfrutar que todo se desvanece frente a nuestros ojos sin dejarnos reaccionar, pero asi son las cosas aunque duela, triste vida, eterna agonia. Todo, por nada.