La Predicadora...

No hay palabras, que puedan desifrar esta emocion, no hay quien iguale lo que significa esperarte y lo que se siente al saber que voy a volver a verte, que todo este tiempo quede plasmado en tan sola una noche, como si la luna se dejara ver cada 10 años en nuestro cielo, como un credo todos contemplamos tus actitudes hasta el mas minimo detalle, pasamos nuestros años adquiriendo tus palabas como si fueran nuestras, sentiamos atravez de tu alma, latiamos tus penas y nos haciamos uno con tus lagrimas, todos miramos al cielo por 10 años... Pero otra fuimos fieles a tu presencia, tus versos, tus silencios, tus miradas... Tnk U

Perfecta ecuacion

Si existiera una palabra en mi silencio, sera que siempre que escucho tu voz encuentrto una salida a esta distorcion. Si dejara de arrastrarme en el piso, yo creo que dejaria de demostrar lo profunda que esta mi herida y aun se que lo sabrias de una u otra forma, pero no puedo con mi propia locura tengo que volver a caer una vez mas, cada vez mas profundo sin llegar al fondo. Si existiera una forma simple de saber
como llegar mas alla sin vivirlo seria mas corta la tortura que fusila mi cordura, llegue a pensar en mantener firme mi ausencia sin dejar latir este corazon , pero fue imposible por mas que intente con todas mis fuerzas... Sin remedio a una enfermedad que aun no tiene cura padezco el sintoma mortal de destructurar lo que cada emocion significa... Aun juntando pedazos de lo que era una perfecta ecuacion de dos mas dos en la que no queda ni medio, sera que aplicamos mal la regla, o solo fue un exponente que simplifico en vez de elevar ternura... Asi es la vida, un calculo erroneo de algo que aun no sabemos si somos, estamos o quedamos... Todo, pero por nada...

El silencio...

En cada amanecer...
Despues de una lagrima...
Cuando perdes la mirada...
En un instante de felicidad...
O cuando encontras tristeza...

Siempre querras oir una palabra,
pero aun asi, preferis el silencio

Una Larga Noche

Porque sin escuchar, no he podido verte, sin tocarte no pude saber si eras real. Respire en un instante que dejaste de gritar, como si las culpas fueran a matar a las heridas. Nos permitimos un ultimo beso, como el dulce de un niño que su lagrima inspiro ternura, ya no sera y fue cruel el intento de decirme aun sentias lo que era sabido ya no te llenaba. Nos mentimos una vez mas al querer sentir piedad del otro, tratando de ser fieles a algo que no tenia fundamento rascando la resaca de una noche negra llena de recuerdos, nos desgarramos en placer y la noche no alcanzo, al despertar vi tus ojos cerrados, tu cuerpo dormido y el sol iluminando tu alma, llene de besos tu piel suave como la seda, tu espalda fue la culpable de querer despertar al angel... Pero despertaste tu, volvimos a ser esos extraños que aman estar con el otro y aun no saben amar lo que es el otro..
Mañana es otro dia...