No quedan culpables

Fue que nos quedamos callados, o simplemente no quisimos escuchar lo que el otro quería decir, pero fue el tiempo que se nos paso sin que pudiéramos alcanzar la historia, tal vez nunca podamos describir lo que era estar juntos ya que nunca despertamos bajo el mismo cielo, y jamás compartimos la luna, a pesar de ser sentir el universo al escucharnos dentro nuestro, gano el silencio que fue mar recuerdos tal vez por temor a no querer ser parte de la desilusión antes de correr el riesgo y así mantenernos como si fuésemos memorias de un buen momento inolvidable... Y pensar que éramos la sonrisa del otro sin llegar a pronunciar una palabra, solo hacia falta pensarnos, tuvimos esa forma inexplicable de abrazarnos sin saber lo que ese abrazo en verdad era para el otro y aun así bajamos los brazos, y recuerdo tu rostro en lágrimas por el pasado sin pensar el presente hasta que nos vimos otra vez,una y otra vez, aun siento la calidez de tu sonrisa con los ojos cerrados... Pero hay cosas que el destino no puede evitar, debíamos dejarnos ir, sin haber mas culpables que los sentimientos y nunca mas volvimos a vernos, pero es verdad, de alguna forma se que la calidez,la paz absoluta y la ternura, son sentimientos verdaderos y que no son una ilusión, y todos ellos viven en ti...

Amor adolescente

Con los años que han pasado por nuestras vidas, y los momentos que no he podido vivir ni compartir contigo. Siempre me quedo la duda de que hubiera sido si nosotros si hubiésemos optado por no tomar distancia, es que fue que nos dijimos adiós y no volvimos a vernos. Péro el tiempo paso como una.feroz tormenta, dejando rastros de lo que fue, sin pensar ni sentir abandonado una cruel verdad, nos extranabamos tanto. Sin hacer sonar el telefono del otro esperábamos cada día una voz en silencio, que nos preguntara como estaba el otro que era de su vida y la familia como esta. Pero suele poder mas el orgullo en esta vida, y así nos mantubimos por años, firmes ante la debilidad de sentir sin deber, adeudando causas injustas al corazón que nunca entendería razón... La vida se nos paso, llegamos a los cuarenta y por alguna divina razón la vida nos puso a almorzar en un lugar sin planearlo, como tanto nos había costado durante esos años buscar un instante sin encontrarlo pero allí estábamos los dos casi sin palabras, los gestos que se convirtieron en un inmenso abrazo, por alguna razón no volviste a soltarme, tal vez el miedo a que tomáramos rumbos distantes, pero se sentía hermoso que me aferraras a ti, sostubimos nuestros rostros con las manos, con los ojos cerrados pensando soñar ese momento, pero era real y así siguió un beso que dejo fluir el amor contenido que todos esos años sentimos por el otro... Y si, todavía somo dos adolescentes que caminan juntos por la vida...