No digas nada

Nunca podremos explicar lo que aquel momento nos hizo vivir, la vida tiene esa forma dulce de recordarnos que estamos vivos, aun asi siempre queremos llegar mas alla de los sueños que sin querer ya estamos haciendo realidad... A donde nos lleva el instante que decimos alejarnos de todo y cerrar todas las puertas, cuando solo nos mantenemos espectantes, solo devaluamos nuestras razones y elevamos una ironía con resentimiento, atacando sin razon cualquier emocion... Nada se compara al instante en que todo pierde el sentido, que tus principios de frialdad llegan a su fin sin preguntar, se nos llena el cuerpo de vulneravilidad y nos dejamos llevar por donde nos digan sus ojos, mas alla de el enamoramiento, o de la piel... Tan cerca del alma sin poder expresar nada, solo puedes sonreir. Nada se compara a una primera palabra, no hay imaginacion tal que pueda describir la gloria que siente si puedes rozar su piel, aunque no se conosccan, sus almas se entrelazan sin preguntar... Sin gesto mas que la sonrisa,  sin sentimento mas que la felicidad... No digas nada, solo deja que cuide de ti...

Ignorancia

Si fuese posible llevarnos a unos cuantos años atrás, cuando ni teníamos en mente conocernos, justo cuando ella nos decía que podía intentar cruzar nuestros caminos, sin responder con una sonrisa, que seria hoy de cada uno de nosotros sin ese momento, en que nos vimos por primera vez tan lejos, sin promesas ni palabras, solo tratábamos de ser felices sin saber quienes éramos en verdad y aun así corríamos juntos por la vida sin pensar el la misma muerte, de la cual te traje tantas veces, así como circunstancias tan similares al odio que nos rodeaba, hubiese sido tan sencillo bajar los brazos sin pensar en el tiempo que vendrá o donde nos llevara o nos traería otra vez a donde nunca pertenecían nuestros corazones, sin intenciones nos llenamos de momentos y pensamos que tan solo con eso bastaría para lograr la eternidad... Pero nos dejamos el respeto al doblar la esquina y perdimos el sentido de orientación, ese que nos hacia volver a casa para comer y dormir... Y así fue que por el desvelo nos despertamos del sueño convertido en pesadilla, la ilusión que nos unía quedo en tragedia en el recuerdo olvidando el amor y todo lo que nos había costado llegar hasta ese instante en donde nos dijimos adiós... Nunca mas volvimos a vernos, ya nada se de ti y tal vez tu si de mi, pero nos gana el silencio sin preguntar... Nos gana la ignorancia