Ternura que temí no existiera...

En esas cosas que nacen de la nada, que algunos llaman amor y otros dolor, eso que hace una mirada sin palabras y se transforma en pequeñas sonrisas que nadie entiende, solo nosotros que somos sin ser el sueño de un despertar distante, en el terror de saber que el otro es para uno y el uno se hacen dos, sin poder sumar, ni contrarrestar recuerdos, podemos unir historias y así lograr que la nuestra no haga daño a nadie, cuando olvidamos a los demás bajo las estrellas, sin miedo a que el mundo termine, escapando de quien sabe que, sabiendo que eres aquello que imaginé aun sin saber que existías, como una ilusión tangible que sonríe frente a mi, odiando las despedidas que transformaría en un que vengas conmigo, todo podríamos lograrlo juntos, todo se parece tanto a una plegaria en la que ocurrió el milagro, eres real mas allá de lo haces y demuestras, sabiendo como eres en verdad, frágil en sensación y firme en la esencia, sin temer ni dudar, disfrutando el verte pasar y aún mas cuando te quedas junto a mi, diciendo que sabe cuantas cosas y aprendiendo a odiar las mismas cosas, tanto como a amarlas y eso eres, pero no solo eso, eres mas de lo que crees de ti misma, mas allá de tus cambios que si note y no te dije, es que a mi ya no hace falta que me demuestres quien eres, lo vi antes de que te presentes, sin decirlo, sólo con ser tu, mi debilidad mas allá de las palabras...